Las obras de Teresa Burga que se ven en esta exposición son  una de las n soluciones válidas posibles de una investigación sociológica hecha a la limón por Teresa Burga y Marie France Cathelat, allá por los años de 1980 y 1981. Es decir, obras diseñadas a modo de esquemas, planos, instalaciones y otros, a las que Burga suele llamar desarrollo formal. La trayectoria de Burga, entre las décadas de 1960 y 1970, la convirtió muy pronto en la cabeza de playa de un conceptualismo que se movió a contracorriente de otras tendencias. Asociadas a preocupaciones por el oficio, por ejemplo, en el caso de la pintura y de la escultura modernas o de técnicas importantes para la tradición, el medio local impidió que dicho conceptualismo tuviera el lugar que le corresponde.

No ha sido sino hasta hace poco que el medio local e internacional ha visto con suceso la complejidad, la fuerza y la vigencia del trabajo conceptual de Burga, llamado en América Latina “no objetualismo” para diferenciarlo de otras propuestas más asociadas a cierto espíritu anglosajón. La investigación citada buscó no solo describir un conjunto de “perfiles” de las mujeres limeñas de clase media, entre 25 y 29 años, sino también visualizar dichos perfiles. A través de una muestra estadística, con la asesoría de cerca de dieciocho intelectuales y académicos los resultados se convirtieron en una información hasta hoy poco discutida entre nosotros. Al regresar sobre dichos resultados, Burga ha producido hoy una nueva propuesta.

Los perfiles puestos en escena hoy son doce en total: el perfil fisiológico, el perfil psicológico, el perfil afectivo, el perfil social, el perfil educativo, el perfil cultural, el perfil religioso, el perfil profesional, el perfil laboral, el perfil económico, el perfil jurídico legal, el perfil político. Los coloco así, por separado, porque cada uno es una “obra” distinta, que usa, además formatos diferentes para “materializar” un diseño que existe previamente a modo de estructura. Burga, entonces, nos sorprende con nuevas materializaciones a las que hoy tenemos un acceso privilegiado.

Augusto del Valle

Abril de 2017