Si no hemos sido capaces de sofisticar nuestra capacidad de usar la palabra para encontrar juntos una manera de aliviar lo que nos urge, es más útil que nunca recurrir a otros lenguajes que de manera contundente nos contacten con capas profundas de nuestra humanidad.

Hemos perdido en gran medida la capacidad de ejercer nuestra vida en libertad. Se objetualizó el tiempo, el cuerpo; se mercantilizó la tierra, la amistad, el uso del espacio, el agua. Provenimos de entornos violentos que de una manera u otra nos han dado forma.

Deseamos, desde un lugar aparentemente primario, generar conocimiento a partir de la relación activa del cuerpo con el espacio y la forma; disponiéndonos a acceder a lo que a cada uno le atañe para ir más allá del señalamiento y abrir caminos hacia un diálogo franco.

“Desconocer juntos, ir a otro” es un proyecto que surge de la colaboración entre Rita Ponce de León (artista visual. Perú, 1982) y Tania Solomonoff (artista escénica. Argentina, 1974), ambas radicadas en la Ciudad de México. Como artista invitada está Joelle Gruenberg (educadora somática, bailarina y coréografa. Perú, 1976). Las artistas comparten interés en las posibilidades de crear desde el cuerpo, la imagen y el arte participativo; modos de hacer y de pensar que se han ido tejiendo en una propuesta para la galería tras convivir cotidianamente en ella por el lapso de un mes. Una de las primeras acciones ha sido cubrir casi la totalidad del piso de la casa con telas. A partir de este gesto, el público es invitado a entrar, encontrarse e interactuar con y a través del material, para sin zapatos: tocar, desplegar, cuidar, abrigar, soltar, echarse, dormir, conversar, incomodarse, darse cuenta, crear silencio, estar, vagar, disponerse, irse, afectar, volver…