Todo lo sólido, explora las dinámicas de la modernidad en nuestro país en una reflexión que utiliza la pintura e instalación como sus medios. Aramburu habla sobre la promesa de modernidad que nunca llega a realizarse usando imágenes de archivo de la arquitectura limeña de la década de 1950.